Noticias

Directivos de COVALMAR durante una de sus asambleas

La Coordinadora muestra su indignación por la liberzalización horaria de las salas de máquinas de los bingos y por el número y distribución de las mismas.

COVALMAR ha remitido una nota de prensa a la redacción de SECTOR DEL JUEGO que reproducimos integramente a continuación:

«La totalidad de las asociaciones valencianas, representadas por la Coordinadora Covalmar, que aglutina a las asociaciones de máquinas recreativas de la Comunidad Valenciana y a la Asociación de Salones de Juego, han mostrado su profundo rechazo al proyecto recientemente remitido por la Subdirección General de Juego y frente al cual se han presentado ya las pertinentes alegaciones, con motivo de las novedades introducidas, que convierten a los Bingos en auténticos macro establecimientos de juego o mini casinos y rompen de forma tajante el equilibrio intersectorial siempre pretendido entre los distintos locales de juego.

Dicho proyecto prevé una liberalización horaria sin parangón, en la que las salas destinadas al juego de máquinas tendrán un horario absolutamente independiente – de hasta cinco horas – de la sala de bingo propiamente dicha. Se podrá jugar a las máquinas mientras el Bingo permanece cerrado. Ya no importa cuál es la actividad principal y cuál la accesoria en una Sala de bingo.

El número y distribución de las máquinas, dentro de las ahora llamadas áreas de admisión y áreas de juegos de un Bingo, resulta estremecedor para el sector y, por supuesto, sin precedentes en ninguna Comunidad Autónoma. Se aforarán las máquinas por porcentajes de puestos (70 para bingo y 30 para el resto) y en las áreas de admisión y juego se podrán colocar el número de máquinas que resulte de multiplicar por número 9 el número de áreas. De existir 3 áreas de admisión, hasta 27 máquinas a instalar, con absoluta libertad en su distribución en estas áreas (en la regulación vigente el máximo son 9 entre máquinas B y apuestas).

No dejemos tampoco de lado que frente al límite vigente de una máquina multipuesto por vestíbulo, con un máximo de dos en todo el Bingo, el Proyecto sólo recoge este último límite, de forma que podrían caber ahora dos ruletas en una misma área de juego o admisión. Habiéndose añadido además dos máquinas especiales de Bingo multipuesto cuando se llegue al máximo autorizado e instalado en enero de 2015.

Y tampoco olvidemos que frente al máximo de 25 máquinas especiales de bingo actuales, el Proyecto ya no prevé límite alguno, o la también supresión del límite mínimo de 30 m2 de superficie para los vestíbulos de los bingos y del 25% máximo sala de juego.

Ni tampoco obviemos la supresión del Proyecto al límite máximo de máquinas auxiliares de apuestas que pueden instalarse en las distintas áreas de los bingos.

Todo ello, condicionado a una separación en metros entre salones de 800 (según el último proyecto del Reglamento de Salones), y que en ningún caso prevé separación en distancias de los Bingos con Salones, y unido a una ausencia de herramientas en los Salones valencianos, que continúan pendientes de la máquina de 3/3000.

No se trata de estar “todos contra todos” sino de no solapar la actividad principal de los 278 salones de juego actuales en la Comunidad Valenciana y además mermar a los establecimientos de hostelería cercanos a las 52 Salas de Bingo, que crecerán exponencialmente, ya que compensará mucho más abrir una Sala de Bingo como apéndice de las ya existentes que será un macro-salón o mini-casino que abrir un salón de Juego, ya que también se han rebajado sustancialmente las fianzas, no hay necesidad de metros mínimos (salones mínimo 100-130 m2) ni de personal obligatorio, menor fiscalidad y de todo ello nos congratulamos, salvo en cuanto a la competencia colusoria desleal que van a generar las áreas de admisión y áreas de Juego.

Áreas  que podrán llegar a tener concentradas en la misma zona muchas más  máquinas B con jackpot interno de 4.000 €, ilimitadas máquinas especiales de Bingo  interconectadas con un premio de 30.000 €, ilimitadas máquinas de apuestas, dos máquinas multipuesto y dos máquinas especiales de bingo multipuesto, en un área abierta de 10:00 de la mañana a 4:00 de la madrugada y lo que es más grave sin necesidad de abrir simultáneamente la sala de Bingo.

En suma, un proyecto que rompe definitivamente con  el equilibrio del ecosistema entre los subsectores del juego, que olvida, desnaturalizando al Bingo, cuáles deben ser sus actividades principales y accesorias, y que dota de tales armas a los bingos que convierten a los Salones valencianos y establecimientos de hostelería cercanos en locales moribundos de antemano. Se trata de reconvertir 52 Salas de Bingo en 52 macrocentros de Juego canibalizando y fagocitando a los Salones de Juego y máquinas instaladas en hostelería,

Las asociaciones que integran la Coordinadora Covalmar, ante tales evidencias, no cesarán en su empeño por evitar su aprobación definitiva, sin perjuicio de la expresa reserva de acciones en la vía contencioso administrativa en el supuesto de publicarse en los términos del proyecto».

Más Noticias