Noticias

Ignacio Benítez, presidente de ASOBING

La pérdida de empleos ha sido enorme.

En Andalucía se han perdido 27 salas de bingo en los últimos 10 años. En 2005 había 65 salas y en la actualidad apenas 27.

Los ocho bingos por provincia (Jerez) de promedio son ahora poco más de tres. Tan sólo hay una provincia que tiene más bingos ahora que hace diez años. Es Córdoba, donde se pasó de tres a cuatro salas; Granada sigue manteniendo tres, mientras que el resto de provincias han visto cómo estos negocios iban cerrando uno tras otro. La provincia más afectada, de lejos, ha sido Cádiz, donde en la última década se han perdido diez bingos. Después le sigue Málaga con ocho menos, Almería con 3, y Huelva y Sevilla con 2.

La pérdida de empleos ha sido también enorme, pues con cada bingo que cerraba podían quedarse sin trabajo entre 30 y 50 personas. En la actualidad, muchas salas funcionan con la mitad de la plantilla que hace años. E incluso menos.

«El personal se dividía entre hostelería y sala. El número de los mismos dependía de la afluencia de público. A más clientes, más trabajadores para atenderlos vendiendo cartones y más camareros para servirles en las mesas», señalan desde la asociación empresarial.

La crisis, los bingos ilegales y el auge del juego a través de internet han pasado una dura factura si bien desde la asociación se destaca que «si hay juego seguro, en el que todo es absolutamente transparente, ese es el bingo. Fuera de la legalidad tan sólo puedes esperar que te estafen», como publica diariodejerez.es.

Más Noticias